Ventajas y desventajas de los techos altos

Para quienes son ahorradores o están concienciados con racionalizar el gasto del consumo, los techos altos en las viviendas no son sus aliados perfectos. Aducen que las salas consumen más climatización tanto en invierno como en verano, ya que amplían considerablemente el espacio y hay más volumen para enfriar o calentar.

 

Además, hay más superficie para limpiar, para pintar o acondicionar, además de que la luminosidad se ve reducida y las lámparas han de colgar desde extensiones más largas para estar en sintonía con la luminosidad adecuada. Añaden que pierden acústica o la deforman, algo que no a todo el mundo disgusta pero sí a otros que son muy detallistas o es un rasgo a tener en cuenta por determinadas cuestiones auditivas.

 

Sin embargo, para quienes tienen predilección por la decoración, los techos altos admiten más en todos los aspectos. Más pared, más espacio para colgar, para disponer estilos y diferentes líneas decorativas, para ampliar lugares de almacenamiento, en definitiva, añaden más volumen y eso es positivo para quienes gustan de techos altos.

 

Sin duda, quienes están interesados en almacenar en muebles de diferentes alturas e introducir grandes ventanales para aprovechar al máximo la luz exterior, preferirán los techos altos. Pero por el contrario hay usuarios que ponen el foco en la dificultad para limpiar cristales, eliminar el polvo de muebles y paredes, e incluso para pintar o empapelar las mismas.

 

Las nuevas tendencias decorativas aprovechan los techos altos para crear espacios multifuncionales o las llamadas varias alturas. Organizar una segunda altura dentro de una misma habitación permite identificar dos funciones distintas en un mismo espacio visual. Y esto solo se puede lograr cuando los techos son altos.

 

Sin embargo, si no se aprovechan bien los espacios superiores para nuevas opciones, se corre el riesgo de presentar un ambiente frío y poco acogedor en el hogar, sensación que no es muy favorable si además no acompaña el color de la decoración. Y en este punto, la aplicación del color en las paredes y el techo juega un papel importante, ya que para contrarrestar este aspecto poco cálido, es mejor recurrir a colores potentes en paredes y techo. Y si se trata de papel o tela, escoger estampados grandes, pudiendo así ofrecer una perspectiva más confortable.

 

Los techos bajos, por el contrario, sugieren tratar las paredes y techos en color claro y en blanco sobre todo. Aunque ofrecen un aspecto más acogedor y recogido al piso (mira nuestras propriedades), si el mobiliario es profuso y hay luz escasa porque las ventanas son pequeñas, la sensación claustrofóbica puede ser la desventaja más importante. Pero se soluciona con escoger mejor los muebles y teniendo buenos ventanales que permitan la luz exterior.

Incoming search terms:

  • ventajas y desventajas de los techos altos

Tags:

Categories: decoración