Ventajas de residir en un piso de lujo

La mayoría de las personas que siempre han vivido en una casa modesta o sin grandes lujos, llegan a pensar que residir en un piso de lujo es algo que debe resultar emocionante. Esta sensación es real porque en efecto así es, pero también es confortable, seguro, afianza la sensación de status y conlleva un estilo de vida económicamente desahogado.

Y esto último se coloca en primer lugar cuando de comprarse un piso de lujo se trata. Esta adquisición está al alcance de economías más que saneadas, son estables dentro de un segmento de sector de población con nivel adquisitivo alto, y disfrutan de un estilo de vida por encima del de la media.

Profesiones liberales, ejecutivos y propietarios, mandos y directivos de empresas, suelen ser perfiles de compradores de este tipo de inmuebles. Su disponibilidad económica les permite no solo adquirir una vivienda de lujo, sino más de una dependiendo del alcance y del interés por el patrimonio inmobiliario, incluso en el terreno especulativo.

Cuando se habla de vivienda de lujo, todo el conjunto que rodea a la forma de vivir de una economía de alto standing disfruta de las mismas cualidades. Un ritmo de vida que se exterioriza en detalles externos importantes, caros y estéticamente llamativos por elegancia, abundancia y estilo. Y aunque sabemos que hay estilos más elegantes, otros sofisticados y otros claramente bizarros aun siendo caros, cada perfil de usuario hace valer su capacidad de dispendio en cuestiones de vivienda, conforme a gustos.

Pero también en cuanto a capacidad de compra y mantenimiento, algo que está relacionado con la zona donde se ubica el piso y los gastos que supone ser propietario de una casa de lujo en la capital, por ejemplo.

La primera ventaja que rodea a una vivienda de lujo es su ubicación privilegiada. Si es en el corazón de la capital, las zonas de preferencia donde este tipo de inmuebles se localizan, quedan diferenciadas del resto y se caracterizan por ser urbanizaciones en calles reconocidas. Áreas de poca concentración de inmuebles en recintos cerrados y con vigilancia, con escasa visibilidad desde el exterior excepto los pisos más altos, y con instalaciones bien individuales o con pocos vecinos en el área comunitaria.

Los pisos de lujo en una capital grande pueden ser áticos o pisos por planta. La calidad de sus instalaciones y las calidades de materiales y dotaciones extra son de primer nivel, así como los garajes, piscina en áticos o ascensores directamente dirigidos al interior de la vivienda.

Un propietario de un piso de lujo que está bien reformado y decorado no podrá conformarse con una vivienda inferior, sino que de mudarse o adquirir otra adicional, lo hará en iguales o superiores condiciones.

 

Categories: elegir piso inmobiliaria Sin categoría