El prestigio de las viviendas de lujo

Las viviendas de lujo han adquirido un enorme prestigio a lo largo de esta última década, y muchos ya hablan de la geografía del prestigio como si se tratase de un mapa cuyos puntos en rojo resaltan la importancia de ciertas localizaciones para tener patrimonio inmobiliario.

 

Las grandes ciudades son las más beneficiadas con esta revalorización del mercado del lujo. En parte esto es debido a la presencia de las multinacionales y corporaciones transnacionales que ven imprescindible su presencia, no solo en el plano empresarial y de negocios, sino también residencial.

 

Todos sabemos que estas entidades de enorme capacidad financiera no le dan la espalda a ningún sector, y su facilidad para adquirir propiedades pasa por la especulación comercial de este segmento llamado cielo inmobiliario. Son propiedades a menudo representadas por edificios emblemáticos, señoriales si son claramente urbanos, o también en áreas residenciales de lujo afincadas en las afueras de las principales capitales.

 

Hay otro mercado colateral que se explota en las áreas costeras de prestigio donde estas mismas corporaciones tienen intereses comerciales. Son por tanto dedicadas a los deportes náuticos, mercado del ocio de alto standing, y donde también es necesario proveer de servicios financieros, hosteleros, deportivos, ocio, compras y en general todo lo que rodea a usuarios de gran capacidad adquisitiva.

 

Y las viviendas de lujo en la costa suelen ser de los mismos propietarios que disfrutan de inmuebles de alto nivel en la ciudad. En consecuencia, la dinámica que subyace para el sector del lujo en casas y propiedades, es la misma que abarca a otras actividades que ofrecen posibilidades de aumentar ganancias y beneficios, ya que las residencias donde vivir no serían el único fin cuando se adquieren con un interés tan acusado.

 

Sin embargo, el prestigio que adquiere una ciudad y una localización concreta viene dado por la concentración de recursos y personas que hacen de ella un entorno de determinadas características, solo alcanzables a ciertos niveles de vida muy por encima de las clases populares.  Se convierten en entornos restringidos y propicios para vivir, invertir y desarrollarse si el usuario se ha permitido pagar precios realmente elevados.

 

Porque comprar una vivienda de lujo conlleva un estilo de vida acorde con esta capacidad, de manera que entrar en una espiral de gasto semejante, solo está reservado a determinadas fortunas de siempre, o de nueva creación, pero muy solventes.

vivienda de lujo

Tags:

Categories: inmobiliaria